VIDÉODICA nace como respuesta a un panorama político y económico muy complicado en varios aspectos:

Por un lado, la crisis económica mundial que azota a España desde 2008. El paro alcanza cifras históricas, el gobierno popular aprueba una reforma laboral que supone la facilidad de entrada y salida al mercado de trabajo. Esta flexibilidad in/out que además deja atrás grandes logros como las mesas de negociación colectivas enumera una serie ilimitada de razones por las que despedir al empleado y con más facilidades y menos cobertura que nunca. Sube el IVA, los precios se encarecen, las pensiones se congelan y la movilidad exterior crece como símbolo de la falta de prosperidad en el país. No se puede entrar en España, pero salir tampoco es sencillo. Eso sin entrar en valorar los recortes en educación, sanidad, investigación y desarrollo, políticas sociales. El sistema se tambalea. El descontento sube y la inestabilidad es un hecho.

En un segundo punto, la crisis periodística, estrechamente relacionada con la crisis económica. Las empresas disminuyen sus ingresos en publicidad y como consecuencia los ingresos en los medios de comunicación descienden en picado. Los despidos aumentan, se cierran empresas. El sector periodístico es el más castigado después del de la construcción. El periodista debe desarrollar habilidades para cubrir el trabajo de otros compañeros de la profesión que no le son propias o para las que no está capacitado, lo que se resume en el descontento del comunicador, saturación, frustración y además falta de calidad en el producto final. ¿Esto es todo? No, porque para cubrir puestos se pide la ayuda de becarios, becarios precarios, que no sólo no cobran sino que en muchas ocasiones no son supervisados por un tutor, por lo que se adquieren vicios como falta de pluralidad, falta de contenidos, falta de rigor periodístico, olvido y desconocimiento de la ética del medio, incoherencia e ineficacia.

Crisis en el sector de la investigación como consecuencia directa a la crisis económica, pero también por la falta de divulgación. Todas los descubrimientos, ensayos, proyectos y otros trabajos del campo científico tienen una aplicación y una razón social que por lo general no es puesta de manifiesto por parte de los medios de comunicación. Por tanto, hay una brecha entre la comunidad científica y la comunidad generalista que impide el reconocimiento, en mayor o menor medida pero reconocimiento, de los valores propios de la investigación y el desarrollo así como de la innovación (I+D+i).

Por tanto, VIDEÓDICA nace como un canal informativo comprometido con la sociedad científica en general y con la sociedad no experta, pero también con el contexto económico-político y un periodismo de calidad, ético y fiel a la deontología propia del profesional de la comunicación. ¿Por qué divulgar la ciencia? La respuesta es sencilla: porque es imprescindible poner en conocimiento y de forma accesible la aplicación social que conllevan los avances y el trabajo científicos. España cuenta con una comunidad de investigadores de gran valor y además, a pesar de los recortes económicos propios de la situación de crisis que el país atraviesa desde hace más de ocho años, aún existes partidas presupuestarias que requieren difusión y justificación. VIDEÓDICA pretende responder a una cuestión de suma relevancia, “¿qué hacen los científicos por nosotros?”.

No obstante, el panorama de la comunicación y la economía parecen no abogar por la divulgación. Es tan difícil vivir de la comunicación de la ciencia que Videódica cambia su rumbo para posicionarse como productora audiovisual de contenidos generalistas y específicos ajustados a las necesidades de cada cliente. En la actualidad realizamos todo tipo de trabajos para empresas y particulares: diseño y maquetación de contenidos, fotografía de estudio y publicitaria, producción y postproducción audiovisual, redacción de contenidos de diversa índole, locuciones profesionales, gestión de redes sociales… y cualquier otra cosa que necesites relacionada con el mundo de la comunicación.